desde otra perspectiva

Volando, así es como hemos visto hoy la décimo sexta etapa de la Vuelta ciclista a España. Una etapa larga y llana, de 203 kilómetros, con salida en Villa Romana La Olmeda, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo romano hispánico, y llegada en Haro, localidad riojana que fue meta también en el año 1966.

A las doce de la mañana recibíamos en salida a dos invitados, David y Nacho. Son dos burgaleses amantes del ciclismo que decidieron entrar en la página web de Skoda con la vuelta y participar en el sorteo de dos pases vip para vivir una de las etapas. Y tuvieron suerte. Al igual que la han tenido otros participantes que ya han vivido con Skoda esta experiencia y los que quedan por venir.

Tras visitar el village y hacernos varias fotos con los corredores en el control de firmas, nos hemos montado en uno de los coches de relaciones públicas con los que cuenta la organización. Nuestro conductor hoy ha sido Antonio Sánchez. Fue ciclista profesional de 1990 a 1996 con Seguros Amaya, Artiach y Saeco y desde hace 12 años es conductor en la Vuelta, casi siempre en los coches de invitados, aunque también ha llevado a comisarios, dirección y médicos.

Ir en carrera ya es por sí una experiencia y poder preguntar a un profesional como Antonio sobre ciclismo hace que el viaje sea todavía más interesante. Hemos hablado sobre la etapa, tranquila para la mayoría y sobre todo para el nuevo líder, Juanjo Cobo. Es bastante larga, pero Antonio nos cuenta que antes lo eran mucho más. Las etapas estaban en torno a los 270 kilómetros y a veces se hacían aburridas. Por eso se ha cambiado, lo que se busca es que los corredores vayan más rápido y haya emoción desde el principio, al igual que se buscan las llegadas en alto más espectaculares.

La segunda parte de la experiencia vip nos ha llevado a montar en helicóptero. Es lo que más ilusión suele hacer a los invitados que por lo general, como en el caso de David y Nacho (y también en el mío), prueban este medio de transporte por primera vez. Hemos tenido la suerte de celebrar nuestro bautismo aéreo en la etapa de hoy.

Y es que la Vuelta existe en la tierra y en el cielo. En total hay dos aviones y dos helicópteros repetidores para el tema de transmisiones en carrera que vuelan muy alto para que la comunicación sea posible, un helicóptero de Televisión Española, otro de la Guardia Civil y el helicóptero de Unipublic para los invitados.

Las transmisiones durante las etapas son muy importantes y sin estos repetidores no funcionarían las emisoras que existen en carrera como las internas de los equipos, la de dirección o la oficial que es Radio Vuelta. Este tema nos lleva a un debate valorando si es mejor o peor que los ciclistas lleven pinganillo y estén en contacto con los directores de equipo durante la carrera. Es cierto que la comunicación continua entre corredor y director puede restar espectáculo, pero por encima tiene que estar la seguridad. Estas radios hacen que los equipos puedan advertir a los ciclistas de los peligros y dificultades, evitando así posibles accidentes.

El piloto José Gual nos estaba esperando en el kilómetro 140 con el helicóptero para llevarnos hasta la zona de meta. Es la cuarta vez que viene a la Vuelta con la empresa que se encarga de ello, Sky. Se nos unen Oscar y Jaime, que vienen en otro coche de invitados y tras ponernos el cinturón y los cascos, José cierra las puertas y ya no vale arrepentirse.

Sobrevolamos campos, pueblos, carreteras y montañas, y lo más importante, desde arriba vemos a los ciclistas, a los escapados y al pelotón, formando abanicos cuando sopla el viento.

El helicóptero puede llegar a alcanzar los 270 kilómetros hora, y sin embargo cuando estás arriba tienes la impresión de ir mucho más despacio. Y tienes todo más controlado, puedes jugar a adivinar a cuántos minutos estará el pelotón de los escapados o cuántos kilómetros hay desde la primera moto hasta el último coche.

Hacemos una parada y José nos pregunta cómo nos encontramos. Alguno está mareado por los giros y nos aconseja dejar que el cuerpo siga el movimiento sin hacer fuerza hacia el otro lado, como si estuviésemos en una moto tomando una curva. Mi respuesta le deja más pensativo, me he sentido como si no fuese la primera vez que subo a un helicóptero. Le digo que quizá lo haya hecho en otra vida. José se ríe y me da la razón, “posiblemente hayas sido una mariposa”. Buena comparación. 

La segunda parada nos ha dejado a solo 500 metros de la línea de meta, justo a tiempo para ver el sprint final que ha dado la victoria al corredor argentino, Juan José Haedo del Saxo Bank en una llegada accidentada donde por un error de señalización, algunos ciclistas se han ido por el desvío de los coches.

Mientras Juan José Cobo mantiene el maillot rojo, hoy tenemos que lamentar la caída a 17 kilómetros para la meta de Joaquim Rodríguez “Purito” que ha llegado con bastante retraso y fuertes dolores de espalda y muñeca y que ha sido trasladado al hospital.

Mañana vuelve la montaña con una etapa que puede ser decisiva de cara a la clasificación general. Solo quedan cinco días…

 

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a desde otra perspectiva

  1. DAVID FERNANDEZ DOMINGO dijo:

    Solo puedo deciros que MUCHAS GRACIAS por el trato y la atencion mostrados hacia nosotros.Desde el primer minuto nos habeis heho pasar una jornada inolvidable y nos habeis hecho sentir como verdaderas estrellas.
    Solo podemos decir cosas buena de HENAR durante todo el trayaecto su simpatia y saber estar fue inigualable y Chema el chofer todo fueron atenciones hacia nosotros.
    ¡¡¡JAMAS LO OLVIDAREMOS!!!

  2. chema dijo:

    muchas gracias crack, nos vemos en la proxima vuelta!!

  3. Gracias por su mensaje muy útil! Definitivamente disfruté al leerlo, usted podría ser un gran redactor. Me permiti marcar a mis favoritos su blog y regresare pronto. Quiero animarle a seguir en última instancia con sus interesantes post, que tenga un buen día!