relajando los músculos

Después de una etapa como la de hoy de 211 kilómetros con un puerto de tercera, Portillo de Bustos, uno de segunda, Portillo de Lunada y la llegada en alto de Peña Cabarga (con rampas que llegan incluso hasta el 18%), pensamos que era un buen día para hablar del trabajo de los masajistas de equipo.

Por la mañana hemos cogido el coche y nos hemos ido hasta Noja donde se encuentra alojado el equipo Pro Team Astana. Allí nos esperaba David Vargas, masajista y osteópata madrileño que lleva 15 años trabajando en el mundo del ciclismo, dos de ellos en este equipo donde entró el año pasado cuando estaba Alberto Contador.

El Astana es un equipo de Kazajistán (tiene el nombre de la capital del país) en el que actualmente trabajan tres masajistas, dos mecánicos y un corredor español, Josep Jufré, junto a ciclistas y técnicos de otras nacionalidades.

Los masajistas suelen hacer dos carreras grandes (David ha hecho el Giro y está haciendo la Vuelta) y varias menores. Se pasan unos 170 días fuera de casa, de hotel en hotel junto a los corredores. La temporada para el Astana comenzó en enero con la Vuelta a Australia y termina con la Vuelta a China en octubre. En total son 27 corredores en el equipo y hay muchas carreras en las que participar. Ahora mismo están corriendo en esta Vuelta a España, en Canada, Italia y Francia.

Los masajistas se levantan a las siete y media todos los días y cada uno tiene distintas funciones. Hay que preparar los bidones que van en los coches para los ciclistas (al día se gastan cerca de 200), preparar las bolsas para el avituallamiento en carrera (con gel, barritas, pasteles y fruta) y ayudar en el desayuno.

Tienen dos grupos, uno que va de hotel en hotel con el equipaje de todo el equipo (como David) y que deben tener todo preparado cuando lleguen los ciclistas y otro grupo que va en carrera para entregar el avituallamiento.

Por la tarde, los ciclistas llegan preparados para el masaje tras darse una ducha en el autobús camino del hotel una vez terminada la etapa. En el grupo de David, algunos se encargan de dar los masajes y otros de recoger la ropa sucia y poner las lavadoras (que se encuentran en el maletero del mismo autobús).

Ningún corredor perdona este momento del día. Puede bajar a cenar tarde o no comer postre, pero el masaje es sagrado. Es un masaje de descarga, la musculatura está tensa y hay que activar la circulación y dejar el músculo preparado para el día siguiente. Si algún corredor tiene molestias, se le trata específicamente en la zona.

El masaje es completo (espalda y piernas) y suele durar unos 50 minutos. Se utilizan aceites y cremas y los días de calor después del masaje a veces se les aplica también una crema refrescante.

Los ciclistas estiran un poco cuando llegan al hotel, pero no todo lo que deberían. Dejan el trabajo para el masajista, que va a ocuparse de que los músculos queden estirados. No es un masaje relajante de disfrutar en la camilla, es un masaje fuerte, a veces incluso molesto, pero es una molestia que agrada y más cuando saben que es por su bien.

Es fácil reconocer el cuerpo de un ciclista. La mayoría son delgados y suelen tener una musculatura específica, mucho cuádriceps y poco gemelo (a excepción de los sprinter). Los corredores además suelen tener mucha confianza con los masajistas. Les cuentan todo lo que ha pasado durante la carrera y después de una temporada juntos, siempre acaban siendo buenos amigos.

Como lo son David y Robert Kiserlovski, con los que hemos estado en la habitación del hotel después de la carrera. Con el aceite en las manos David ha comenzado el masaje por las piernas y ha terminado en la espalda que también sufre, sobre todo en la zona lumbar con etapas de montaña como esta de Peña Cabarga. A Robert se le veía totalmente relajado, creo que en algún momento hasta se ha quedado dormido.

Una etapa la de hoy que ha hecho que el desenlace de esta 66 edición de la Vuelta vaya a ser todavía más emocionante. La lucha entre Chris Froome y el líder de la general Juanjo Cobo ha sido espectacular. El corredor inglés del Sky ha sido finalmente el ganador de la etapa y ese segundo de ventaja más las bonificaciones han hecho que Froome se quede a 13 segundos del español.

Y seguimos con la cuenta atrás, ¡solo quedan cuatro etapas!

 

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a relajando los músculos

  1. Pedro Alcazar dijo:

    Que duro es el trabajo duelos ausiliares