los aficionados responden

Ahora sí, el espectáculo ha llegado casi a su fin, a falta de la tradicional llegada al Paseo de la Castelllana. En la etapa de hoy, la número 20, entre Bilbao y Vitoria, los corredores contaban con una última oportunidad para conseguir la victoria o cambiar alguna posición de cara a la clasificación general. 185 kilómetros con un puerto de segunda categoría y dos de primera, el Alto de Elosua y el Puerto de Urkiola.

Y de nuevo el público ha respondido a su cita con el ciclismo saliendo y llenando las calles de las principales localidades y subiendo a los puertos para animar a los corredores. Por ello hemos querido que hoy sean los protagonistas de este post, porque también forman (o formáis) parte de la Vuelta en cada una de las etapas.

Hemos visto aficionados con pantalones cortos, gorras y gafas de sol. Con la cámara de fotos en la mano (o el móvil en su caso) para grabar el paso de la carrera. Con camisetas del Athletic de Bilbao, la Real Sociedad o naranjas para dejar claro que su equipo es el Euskaltel Euskadi. Con maillot, casco y bicicleta para ver el paso de los corredores y luego continuar con su etapa particular para hacer deporte el fin de semana.

Y hablo del público de hoy pero también podría hablar del público que hemos encontrado desde la primera jornada en Benidorm hasta el que nos encontraremos mañana en Madrid.

Precisamente sobre este tema hemos hablado con el equipo que hoy nos ha hecho un hueco en su coche para estar dentro de la carrera, el BMC Racing Team. Rik Verbrugghe, director del equipo, ha corrido tres veces la Vuelta, nueve el Tour y cinco el Giro en su época de profesional. Dice que por lo general hay más público en el Tour, donde hay más afición al ciclismo, “es una locura de gente, aunque en España poco a poco se van viendo más aficionados dependiendo de las etapas”.

Es una opción en estos tiempos de crisis, apostar por un “deporte gratis” como el ciclismo que se puede ver en directo desde las cunetas.

A diez minutos para la salida, Rik ha preguntado a todos sus corredores por la radio interna como estaban, si le escuchaban bien. El BMC no está teniendo buenos resultados en la Vuelta, pero no pueden quejarse porque este año han sido los ganadores del Tour de Francia con Cadel Evans.

En los primeros kilómetros se ha formado una escapada de 27 corredores entre los que se encontraba Van Avermaet. Cuando han cogido un minuto y medio de ventaja respecto del pelotón, hemos cambiado de coche para meternos en la fuga con el segundo director del BMC, Max Sciandri. He dicho adiós en francés a Rik y he saludado a Max en inglés cuando he entrado en el otro coche. La Vuelta es como estar en una Torre de Babel. A veces hasta me he descubierto hablando italiano (¡y eso que no sé!).

Max vive en Italia, también fue corredor y ahora es director de equipo. Fue dejar la bici y al año siguiente ya estaba sentado en el coche de carrera. Cambia las posiciones, pero no la pasión por este deporte. “It’s a way of life”, una forma de vida para ellos.

Me cuenta que en el Giro lo que cambia respecto al público es la preparación previa a los pasos de etapa en los pueblos y ciudades. Se decoran los escaparates, se hacen muchas pancartas y el tema de la bicicleta llena las calles de la ciudad. Este año en España también hemos visto montajes muy originales en la carretera haciendo referencia a la Vuelta, como por ejemplo una grúa de la que colgaba una cuerda de unos 5 metros con bicicletas atadas de distintos tamaños y modelos.

En algunas zonas también hemos encontrado gente a caballo viendo pasar a los ciclistas, como por ejemplo en el Angliru donde junto a Bingen Fernández, director del Garmin, aprendimos cuál es la mejor forma de bajar un puerto para el público. En puertos como el Angliru o La Covatilla donde se corta la carretera, lo mejor es que cuando haya terminado la etapa los coches bajen por la derecha y el público y los ciclistas por la izquierda. Es una manera ordenada de evitar accidentes y aglomeraciones. También hablamos sobre las pintadas en la carretera, en las bajadas de los puertos, hay que tener cuidado y evitar las pintadas en las curvas porque los ciclistas podrían resbalarse cuando llueve. Es mejor pintar en las rectas.

De vuelta a la carrera, cuando quedaban 20 kilómetros para la meta y ya de vuelta en el primer coche, Rik ha prevenido a Van Avermaet para que se colocase en una buena posición de cara al sprint. Le ha explicado los dos últimos kilómetros hasta la meta a través de la radio interna para que supiese donde podría tener dificultades (rotonda, giros y llegada).

Pero finalmente ha sido Daniele Bennati del Leopard Trek el más fuerte y ha conseguido su triunfo en Vitoria. Juanjo Cobo mantiene el maillot rojo de líder y llega a Madrid con las tareas hechas para subir al pódium como vencedor de la 66 edición de la Vuelta (si no ocurre nada). A 13 segundos se queda Chris Froome y a 1:39 su compañero Wiggings.

Mañana la última etapa llevará a los corredores desde el Circuito del Jarama hasta Madrid.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a los aficionados responden

  1. Enrique Vizcaya Pedrosa. dijo:

    Hola Henar, felicidades por tu trabajo en esta vuelta.. te admiro. Un abrazo.