conductores de la Vuelta por un día

Solos y pendientes del reloj (de hacer el mejor tiempo), así han rodado los 193 corredores que han tomado hoy la línea de salida en la undécima etapa de la Vuelta. Esta contrarreloj de 39 kilómetros, entre Cambados y Pontevedra, no se dibujaba como la típica crono en la que los ciclistas van llaneando. Por el contrario, ha sido una prueba muy técnica, con repechos muy fuertes en la subida y una bajada con muchas curvas.

En la línea de salida hemos quedado con varios clientes de Skoda que respondiendo a una promoción lanzada a principios de agosto, van a formar parte de la Vuelta llevando su propio coche detrás de algunos corredores en la contrarreloj de hoy. Como por ejemplo Alfonso y David García, padre e hijo de Pontedeuma, que piensan que “es una buena oportunidad para ver el mundo de la Vuelta desde dentro y saber cómo funciona”.

El primer paso es acudir a la reunión de Pedro Lezaun, Director de Producción de la Vuelta, con todos los conductores voluntarios de los coches acompañantes, unos 30 aproximadamente. Estos puestos existen porque hay un número de corredores que no tienen coches de equipo (normalmente en los equipos hay 9 corredores y 4 coches) y necesitan un vehículo que les acompañe y les asista si es necesario. Pedro les recomienda que vayan todo el tiempo a unos 20 metros del corredor, siempre con tranquilidad, siguiendo al ciclista que les hayan asignado y no a otro. Que hagan caso a las indicaciones de los comisarios en carrera y que lleven las luces de cruce. Cuando estén a unos 300 metros de meta tendrán que coger el desvío para coches y aparcar en la zona habilitada.

Mientras esperamos que llegue la hora de salida, nos acercamos a la zona de verificación en la carpa Shimano, donde los comisarios controlan la longitud de las bicicletas de los corredores, el nivel del sillín y el manillar, comprobando que todo esté dentro de las medidas reglamentarias.

Pronto hay que estar preparado en los coches. Los corredores saldrán a intervalos de un minuto salvo los 30 últimos que saldrán cada 2 minutos. El primero en salir, último en la clasificación general, es Joost Van Leijen, del Lotto Belisol.

Un minuto después sale Juanjo Lobato, el corredor del Andalucía al que vamos a seguir junto a Kiko Martín, cliente de Skoda que ha participado en la promoción y hoy es conductor por un día en la Vuelta. Hemos tenido mucha suerte porque además Kiko es Director Técnico de la Federación Gallega de Ciclismo. Se mueve en este mundo y en cuanto se enteró de la iniciativa que puso en marcha Skoda no se lo pensó dos veces.

En el coche comprobamos esos repechos que tiene el recorrido, lo técnica que es la bajada y cómo de nuevo el público gallego no ha fallado a su cita en esta Vuelta. Juanjo Lobato va sufriendo en la subida al Alto Monte Castrove de tercera categoría. Vemos como le pasa Mikhail Ignatyev del Katusha que viene muy fuerte tras superar también al corredor chino del Argos Shimano, Ji Cheng.

El final de la contrarreloj ha sido de lo más emocionante. Por un lado estábamos pendientes del ganador de etapa, victoria muy merecida la que ha conseguido el corredor sueco del Astana Pro Team, Fredik Kessiakoff. Y por otro lado pendientes también de la clasificación general y del tiempo ganado y perdido por los corredores. Joaquim Rodríguez ha sorprendido a todos y ha conseguido mantener el maillot rojo en la que se presentaba como una de las etapas más difíciles para él en esta Vuelta. Alberto Contador, segundo en la etapa de hoy se queda a 1 segundo del líder y Chris Froome, tercero en la contrarreloj, a 16. Alejandro Valverde continúa cuarto a 59 segundos.

No se puede pedir más emoción. Mañana quedarán 10 etapas para saber quién será el ganador de la 67 edición de la Vuelta a España.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.