control aéreo de carrera

Galicia es más verde desde el cielo. Esto y muchas cosas más hemos observado hoy en la décimo cuarta etapa de la Vuelta, una etapa dura de 149 kilómetros entre Palas de Rei y Puerto de Ancares.

Nos sigue interesando la labor de la Guardia Civil en la Vuelta. El comandante Antonio Hidalgo nos había propuesto este año hacer la etapa desde el helicóptero. Imposible negarse, es una gran oportunidad para conocer el trabajo de este grupo dentro del equipo de Seguridad Vial.

Evaristo García y Alberto Cejudo son los pilotos, Manuel Díaz es el mecánico y Ángel Cantos y José Manuel Matías los conductores que llevan la cisterna para el repostaje y la furgoneta para hacer todos los desplazamientos.

Su labor es dar apoyo al grupo de tráfico que lleva la seguridad vial de la Vuelta cortando las carreteras desde tierra. Desde el aire, el helicóptero avanza más rápido y alerta de la situación de carrera y los peligros, sobre todo al inicio y al final de la etapa que es cuando suele haber más complicaciones.

Cuentan con tres radios, una interna para la comunicación con los equipos de tierra, otra para ir coordinando con la torre de control y otra de trabajo para hablar con las demás aeronaves que estén en la zona. Su indicativo es “cuco”. Siempre que alguien llama desde otras radios se dirige con este nombre, y ellos también se idenfican así.

Vamos al aeropuerto de A Coruña para coger el helicóptero. Voy un poco nerviosa al principio porque sé que será un viaje largo. Es una mezcla de adrenalina, emoción por la novedad y responsabilidad por intentar contarlo de la mejor manera posible.

Lo primero que hace Manuel es el “prevuelo”, una inspección visual (obligatoria para todas las aeronaves) que dura unos quince minutos. Una vez terminado salimos hacia Palas de Rei para dar cobertura en la salida. Después habrá que controlar la carrera en el puerto de tercera y en el de segunda, hacer un descanso para repostar y comer en una zona accesible y prepararse para la meta en la que habrá que cubrir dos puertos de primera categoría. En los puertos el helicóptero es muy útil, ya que la comunicación por tierra a veces falla. Como les ha dicho el capitán, hoy su apoyo es mucho más importante que otros días.

Las sensaciones de montar en helicóptero y en avión son distintas. En el primero vas viendo en todo momento el suelo y puedes estacionar durante el recorrido siempre que haya posibilidad de hacerlo. Hablamos de los peligros. La meteorología (el viento sobre todo) los cables y líneas de alta tensión  y las aves que se pueden chocar contra la aeronave. De hecho hace poco tuvieron una mala experiencia cuando un pájaro partió la cúpula. Tienen que estar atentos a todo este tipo de imprevistos.

Al principio me entra sueño, siempre me pasa cuando despego en un avión. Creo que es por el ruido constante (a pesar de llevar cascos) y por el calor. Pero pronto empezamos a ver la cabeza de carrera y empiezo a grabar. El pelotón se ve como una mancha de puntos de colores que avanza unida. Hay un intento de escapada, se ve claramente desde arriba. Se aprecia la distancia, aunque no sabría decir de cuantos segundos es la diferencia. Hay momentos en los que vamos cerca de la carretera, a unos 200 metros. Incluso olemos el estiércol de las tierras (aunque no sea lo más agradable).

Hacemos la parada para repostar y comer. Los compañeros envían las coordenadas de un buen sitio para estacionar, aunque finalmente hay que desviarse un poco porque cerca hay colmenas de abejas (me muerdo la lengua por si acaso). Yo ni las veo desde arriba, Manuel me dice que es normal que ellos están acostumbrados a este tipo de cosas, tienen “vista de pájaro”. Según va pasando el tiempo yo también intento agudizar la vista para coger detalles de todo lo que veo: peregrinos haciendo el Camino de Santiago, caballos bebiendo, aldeas de cuatro casas o pueblos que están en fiestas. Lo mejor del helicóptero es ver todo desde otra perspectiva.

Los corredores se acercan a la línea de meta, se aprecia que el Puerto de Ancares es todavía más duro. Desde el helicóptero podemos ver los ataques, sin distinguir quién es el corredor. Vemos al ganador levantar los brazos, pensamos que es Purito por el maillot rojo y para comprobarlo desde el aire hacemos uso del teléfono móvil. Hoy en día la información aparece en Internet al instante.

Efectivamente Joaquim Rodríguez ha conseguido la victoria de etapa, continúa líder y sigue ganando segundos a sus rivales. Mañana en Lagos de Covadonga continúa el espectáculo de la Vuelta.

viagra

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a control aéreo de carrera

  1. agustín ibarluzea dijo:

    La vuelta de este año no tiene nada que envidiar al tour.

    • Juan A. López dijo:

      más bien creo que el Tour, tiene mucho que envidiar a esta Vuelta…..y el ciclismo mundial, fijarse en nuestros ciclistas…..Vaya poderío…..

    • Henar Calleja dijo:

      Sí, son muchos los que dicen que está siendo más emocionante y espectacular!! Prueba de ello son las audiencias que está teniendo TVE y otros canales europeos que están retransmitiendo la Vuelta. Gracias por el comentario Agustín. Un saludo!

  2. Juan A. Lopez dijo:

    Buenas tardes,
    Que envidia…..la verdad es que es espectacular el vuelo del helicóptero…..y como siempre la Guardia Civil….tan especial. Un abrazo a todos esos beneméritos humanos que tanto hacen por nosotros en tan variadas ocasiones.