de Eritrea a la Vuelta pasando por Australia

Hasta Lagos de Covadonga llegaba la etapa de hoy de 186 kilómetros con salida en La Robla. Décimo quinta etapa que hemos vivido junto al equipo Orica Greenedge, primer equipo australiano Pro Tour de la historia. Como curiosidad contaros que la marca que da nombre al equipo, Orica, es el nombre de una empresa australiana de productos para la minería, sobre todo dinamita.

Neil Stephen, su director, es el mejor embajador. Desde que llegamos todo son atenciones. Lo primero que hace terminado el meeting es enseñarnos el autobús. Parece una casa a la hora del desayuno con olor a café recién hecho que luego hemos probado. Neil nos cuenta que Orica es “un sueño hecho realidad” que comenzó a principios de año. A pesar de haber nacido en Australia, él es muy conocido y querido en España (donde lleva varios años viviendo) por su trabajo como ciclista profesional en la ONCE. Mientras hablamos con él le llaman sus dos hijas y su hijo para felicitarle, hoy es el día del padre en Australia.

Además de conocer al equipo australiano, también teníamos especial interés en conocer a uno de sus corredores, Daniel Teklehaimanot. Es eritreo y se ha convertido en el primer africano de color que participa en la Vuelta. Tiene 23 años yen su maillot lleva la bandera de campeón de su país, Eritrea. El director me dice que Daniel está aprendiendo mucho en el equipo, es una inversión para el futuro.

Es un chico muy tímido. Neil entra para decirle que le estoy esperando para la entrevista. Cuando sale le prometo que solo serán dos preguntas, only two questions, I promise, y él se ríe. Seguro que siempre le dicen eso y al final son muchas preguntas más. En España está teniendo bastante repercusión mediática y son muchos los periodistas que se acercan a hablar con él.

En la etapa de hoy, Teklehaimanot ha entrado en el grupo grande de escapados (de 19 corredores) que se ha formado en los primeros kilómetros, pero desafortunadamente, la fuga se ha cortado en la bajada del Puerto de Pajares y Daniel se ha quedado fuera. La mala suerte no se ha quedado ahí. En otra de las bajadas, la del Alto del Mirador del Fito, ha sufrido una caída que le ha llevado a la cuneta. Aquejado de dolor en un hombro, los médicos han acudido rápidamente para chequearle. Finalmente no ha habido fractura y ha podido continuar la carrera.

Además de Daniel, Orica Greenedge tiene seis corredores australianos, un holandés y un neozelandés en la Vuelta. En el equipo técnico tres masajistas, un mecánico y el conductor de autobús son del País Vasco y uno de los médicos es asturiano. De los ciclistas australianos dos son hermano, Cameron y Travis Meyer. Comparten habitación en los hoteles y sus bicicletas son iguales en cuanto a medidas, pero de carácter son muy distintos. Cameron es el hermano mayor, el más conocido y el que tiene mejores clasificaciones.

El objetivo del Orica para la etapa de hoy era formar parte de la escapada. Aunque Simon Clarke salga con el maillot de montaña, saben que va a ser muy difícil mantenerlo. Voy con Neil Stephen y con el mecánico Xabi Remon en el coche. Me cuentan que en esta Vuelta a España no tienen ciclistas para conseguir una buena clasificación en la general, aunque han ganado cuatro vueltas este año. Si no se puede ganar la etapa, como hicieron en la cuarta entre Barakaldo y Valdezcaray, hay que reservarse para otro día. Hoy finalmente nadie está en la fuga y por ello se mantienen en el pelotón.

Vamos hablando de muchas cosas, una veces buscando los temas y otras a raíz de lo que pasa a nuestro alrededor. A lo lejos se ve un fuego. Le pregunto a Neil si el humo que llega puede afectar a los corredores. Me cuenta que en los Juegos Olímpicos de Pekín participó en una investigación de la Federación Australiana de Ciclismo  analizando el aire que respiraba cada uno de los miembros de un equipo y resultó que el que más sufría más la contaminación era el auxiliar que estaba en la zona de avituallamiento. Nadie lo habría imaginado.

En el puerto del Mirador del Fito hay zonas de mucha gente en las que se oyen los gritos de ánimo y los aplausos. Otras zonas del Alto sin embargo son más tranquilas y cuando abres la ventanilla solo se oye el ruido del motor de los coches sumado al ruido del pedaleo de los ciclistas. En los Lagos de Covadonga ya no hay espacios en blanco, el público llena las cunetas de la subida para apoyar a los corredores.

Por segunda vez en esta Vuelta la escapada ha llegado a meta y el ganador en solitario, a dos minutos de sus compañeros de fuga, ha sido Antonio Piedra, del Caja Rural, al que queremos dar la enhorabuena por este día tan especial. Ganar en los Lagos de Covadonga es hacer historia.

La clasificación general continúa sin muchas novedades. Joaquim “Purito” Rodríguez es más líder que nunca tras aguantar hoy los repetidos ataques de Alberto Contador y el que pierde tiempo es Chris Froome, que pasa a ser cuarto a más de dos minutos.

Y mañana más montaña con un final inédito: el Cuitu Negru.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.