Orica Greenedge, rock & sprint

Séptima jornada de la Vuelta entre Almendralejo y Mairena de Aljarafe. 205 kilómetros de etapa, llana y rápida, especial para la llegada al sprint. Seguimos con suerte y hemos podido disfrutar de la carrera en el primer coche del Orica Greenedge, el equipo de Michael Matthews que hoy apostaba por entrar de nuevo al sprint después de la victoria en Lago de Sanabria. Y para empezar con una curiosidad os contamos que al corredor australiano le encanta bailar y habíamos apostado una demostración en cámara si conseguía el triunfo.

No ha podido ser, pero hemos disfrutado igualmente de la etapa acompañando a un antiguo corredor muy querido en España, Neil Stephens, director en la actualidad del Orica Greenedge.  El equipo australiano con sede en Italia cae muy bien al público. Como dice Neil “ganar no ganamos tanta etapas como otros, pero somos divertidos”, algo que quedó demostrado con el famoso vídeo Call me maybe.

Cuando aparcó la bici, Neil Stephens no pensó que terminaría siendo director. No quería porque sabía que los directores hacen todavía más carretera que los ciclistas. Empezó con una labor comercial para seguir en el mundillo y terminó dirigiendo el Liberty “casi por casualidad”. Le gusta el ambiente, estar con los auxiliares, como Xavi mecánico que está en la Vuelta con él, y con los corredores, pero lo que más le duele es el poco tiempo que queda para estar en casa con la familia. Y esa fue una de sus condiciones, tener más días libres para dedicar a su mujer y a sus tres hijos. “Me gusta ser director, pero me gusta más ser padre” y por ello tiene claro que si algún día le piden hacer más horas, se pondría a trabajar en otra cosa.

Hablamos sobre el entrenamiento de los velocistas. El número de kilómetros es parecido pero a la hora de hacer el trabajo específico, hacen no solo intensidad y potencia, si no también muchas series para poder hacer un esfuerzo máximo al final de la etapa. En cuanto a la preparación del sprint de hoy nos cuentan que han ajustado la posición y han analizado en qué momento tienen que estar en las primeras posiciones. Aunque al final hay que ser flexible, ya que siempre es posible modificar la táctica inicial.

Pero como adelantaba y como posiblemente ya sabréis, hoy tampoco ha podido ser. Muy atentos desde el kilómetro cero los corredores del Orica evitaban una escapada de cinco corredores (demasiados) para no tener problemas posteriormente. Una segunda fuga de Aramendia, Pinotti y Knees ha prosperado, eso sí, controlada en todo momento por el pelotón que no ha dejado que superase los siete minutos. Sin embargo, ha sido la fuga en los últimos 8 kilómetros de Gilbert y Stybar la que ha finalizado con la victoria de este último al sprint. El corredor checo, dos veces campeón mundial de ciclocross ha superado al belga del BMC por milímetros.

Nibali mantiene el primer puesto de la clasificación general y mañana llega de nuevo la montaña con un puerto inédito, el Alto de Peñas Blancas.

Esta entrada fue publicada en Vuelta a España 2013 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.