cuando sopla el viento

Segunda etapa de la Vuelta, 174 kilómetros con salida en Algeciras y llegada en San Fernando, una etapa llana con un puerto de tercera categoría en la primera parte del recorrido que se nos ha hecho un poco larga. Es lo que tiene estar sentado 4 horas en un coche durante una carrera muy tranquila o lo que es peor, sobre el sillín de la bicicleta y con el calor y la humedad que no se despegaban del cuerpo ni un segundo.

La provincia de Cádiz prometía viento y hoy ha hecho su aparición quizá con menos fuerza de lo que la naturaleza podría haber sido capaz, pero molestando y teniéndonos pendientes de movimientos imprevistos en el pelotón.

Al llegar a Algeciras decidimos charlar con ex corredores que saben de primera mano lo peligroso y estratégico que puede ser el viento. Como nos comentan Iñigo Cuesta y Manuel Campesino, el viento puede cambiar todo en una carrera. Las estrategias son muy diferentes dependiendo de donde sople el viento, apunta Fermín Trueba. El que más daño hace y posibilita un corte en el pelotón es el lateral, de derecha o de izquierda. Un equipo bien organizado y potente puede marcar mucho la diferencia si gestiona bien una etapa con estas condiciones climatológicas.

Hablamos de los famosos abanicos cuando el viento sopla de costado.  Roberto Sierra nos explica su evolución. Para combatirlos, los corredores se ponen a rueda, detrás pero casi de forma paralela, para hacer un dibujo que corte el viento. La carretera tiene una anchura determinada y esa es la que debe utilizar el equipo de forma estratégica si quiere fracturar el pelotón. Y es que el viento en muchos equipos es uno de los ataques más utilizados a través de esta formación de abanicos. Normalmente incluso se planifica en el hotel con la llegada de etapas llanas y la previsión adecuada. Cuando esto ocurre, se suele llevar un coche por delante de carrera para saber el comportamiento del viento. Es importante que el equipo vaya agrupado y en el momento que sorprenden al contrario se puede sacar mucha ventaja.

Se acerca la hora de inicio de etapa. Desde organización nos indican que podemos ir en el coche de invitados que lleva Dori Ruano. Es un lujo analizar la etapa con ella. Según entramos en Tarifa y con las tablas de kitesurf en la playa de Valdevaqueros al fondo, comienza a pegar el viento. Dori me dice que cuando eres corredor y estás en carrera, el viento te pone muy nervioso, tanto por el peligro que conlleva como porque puedan formarse abanicos y tú no estés dentro. Si te quedas fuera, la etapa se te puede llegar a complicar mucho.  En televisión, visualmente es bonito ver los abanicos que forman los corredores con tanto color y movimiento. Pero aquí se ve de otra forma…

La etapa finalmente ha sido tranquila. A pocos minutos del kilómetro cero se formaba la escapada del día, que nunca ha llegado a tener más de cuatro minutos de diferencia y terminaba sin gloria para Aramendia, Conti, Hardy y Van Rensburg. La victoria en el sprint ha sido para el francés Nacer Bouhanni del equipo FDJ, su primer triunfo en la ronda española para seguir sumando a una gran temporada. En la general, Alejandro Valverde se ha puesto el maillot de líder al ser el primer corredor del equipo Movistar en cruzar la línea de meta. Mañana veremos si lo mantiene o cambia de dueño con la tercera etapa entre Cadiz y Arcos de la Frontera.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.