desde el Buque Juan Carlos I

Un hecho histórico, una salida inédita y un comienzo original, esto y mucho más ha supuesto el inicio de la tercera etapa de la Vuelta 2014 que será difícil de superar. Desde el buque de asalto anfibio Juan Carlos I, el mayor barco de guerra de la Armada Española, hemos presenciado la primera vez en la que un portaaviones de estas características acoge una salida ciclista.

Además de felicitar a Unipublic por la iniciativa, hay que apuntar el gran trabajo de coordinación y preparación del personal de montaje. No ha sido fácil y ha necesitado esfuerzo y tiempo el traslado de las estructuras y el material a la zona del punto de encuentro. Se ha hecho a través de una grúa salvando los 22 metros que la separan la cubierta de vuelo del suelo.

DSC_0013 A las 8 de mañana se escuchaba el himno de España, izaban la bandera y comenzaban la jornada en el buque. Su actividad diaria depende de si están haciendo maniobras o no. Hoy es un día diferente y el barco está engalanado con banderas para convertirlo en plataforma de salida de la Vuelta. Normalmente la dotación del buque es de 300 personas, excepto cuando llegan aeronaves que traen su propio personal y entonces pueden llegar a trabajar en el buque hasta 1400 personas. Hoy para ellos la novedad es tener ciclistas dentro del buque y para nosotros la novedad es la posibilidad de entrar en un barco de guerra tan característico como el Juan Carlos I de 231 metros de longitud. Abrir el buque para este tipo de eventos es una forma de acercarse al público, al igual que lo hicieron hace unos meses con el programa de televisión Masterchef que grabó un programa utilizando los fogones del barco.

DSC_0030 Esta subida de corredores a la cubierta de vuelo nos ha dejado imágenes curiosas: ciclistas montando en las aeronaves acompañados por personal del barco, sonrisas para hacerse una foto con el móvil inmortalizando el momento y un control de firmas con la pista de despegue al fondo, una pista que cuenta en el extremo de proa con una inclinación o ski-jump de 12 grados que parece que te une con el cielo.

DSC_0032 Bajamos en la plataforma del ascensor para asistir a la salida neutralizada. El arco está dentro del buque y hemos visto como los corredores han ido apareciendo por la rampa con los aplausos del público gaditano que no han querido perderse el paso de la Vuelta. Por delante, 198 kilómetros,  3 puertos de tercera categoría y la meta en Arcos de la Frontera con un final que pica hacia arriba o como nos dicen los vecinos de la localidad gaditana, “pues eso, que al final les toca subir la cuesta”.

El protagonista ha sido el calor, más de 40 grados han llegado a marcar los indicadores de los coches en carrera. La fuga del día no ha llegado a a su fin y el sprint nos ha dejado la imagen de un valiente Katusha con el ataque de Giampaolo Caruso y la victoria final por la que muchos apostaban de Michael Matthews del Orica Greenedge. Precisamente el corredor australiano se ha vestido el maillot rojo con los 10 segundos de bonificación conseguidos. Mañana martes, cuarta etapa entre Mairena del Alcor y Córdoba.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.