“ice socks” para ganar en Córdoba

Hablamos de los trozos de medias con cubitos de hielo que se ponen los corredores por dentro del maillot y que hoy han necesitado en varias ocasiones con temperaturas que han sobrepasado los 40 grados.

DSC_0012 Esto es un indicador de que seguimos en Andalucía, en la cuarta etapa que hoy nos ha llevado desde Mairena del Alcor hasta Córdoba recorriendo 164 kilómetros con un puerto de tercera y otro de segunda categoría que por ahora no han marcado grandes diferencias con una llegada de nuevo al sprint. Algo que hemos disfrutado en directo y en persona desde el primer coche del Giant Shimano con la victoria del alemán John Degenkolb.

El equipo nos recibe en el autobús a su llegada a Mairena. 32 grados a la sombra a las 12 de la mañana. Ante tal situación hay que pensar en la continua hidratación de los corredores y otras fórmulas para mantener una buena temperatura corporal con los ice socks o con chalecos refrigerantes como el que lleva Warren Barguil. Con el joven corredor francés charlamos un rato. Recordamos sus dos victorias en la Vuelta a España del año pasado y nos cuenta que en esta edición el objetivo es conseguir una buena clasificación en la general, aunque por supuesto si viene algún triunfo de etapa será bien recibido. Es el líder del Giant Shimano y comparte protagonismo con John Degenkolb, velocista al que hay que tener muy en cuenta en las llegadas al sprint (como bien ha demostrado hoy).

Subimos al coche con Christian Guiberteau, director del equipo, y con Berteld, uno de los mecánicos. Durante la salida neutralizada y para desconectar, hablamos del tiempo libre, de Mallorca, de Segovia y de cuál es el mejor sitio para retirarse cuando uno se ha jubilado. Cosas en las que se piensan cuando estás en un coche trabajando. Pasado el arco del kilómetro cero, empieza el movimiento en el pelotón y nos centramos en la carrera.

DSC_0013 Johannes Fröhlinger pide ayuda por la radio interna. Ha estrenado hoy zapatillas y le están haciendo daño con la dilatación de los pies debido al calor. Algo que parece tan fácil lleva su proceso cuando se hace sobre la bicicleta. Quitarse las plantillas primero y dárselas al mecánico para que las ponga dentro de las zapatillas viejas que tiene en una mochila en el coche. Esperar a que todo esté preparado para poder quitarse una, entregarla y ponerse la nueva con la inercia del pedaleo. Y así con los dos pies y sin perder a los compañeros de vista, porque si te alejas demasiado luego es todo un esfuerzo reengancharse. Con esta y otras anécdotas ha ido pasando el tiempo, nos hemos comido el bocadillo y cuando nos hemos querido dar cuenta ya eran las tres y media de la tarde.

DSC_0018Les pregunto si hay posibilidad de ganar la etapa de hoy y me dicen que está complicado con el segundo puerto cerca de meta. Al principio les creo, luego según se va desarrollando la jornada veo que el equipo va muy bien colocado en el pelotón y que no hay corredores que se vayan quedando atrás. Entonces sí empiezo a pensar que pueden conseguir el triunfo. Observo los gestos y movimientos de Christian, está muy contento con el trabajo que esta haciendo el equipo y todos en silencio vamos pensando que es posible, que es muy posible. Además esta es una de las pocas opciones que van a tener los velocistas en esta Vuelta y equipos como el Giant Shimano tienen que aprovecharla.

Triunfo de John Degenkolb como hemos adelantado desde el principio superando a Vicente Reynes y a Michael Matthews en línea de meta. El australiano del Orica Greenedge continúa líder de la general y el resto de favoritos siguen esperando que llegue su momento con las etapas de montaña, pero mañana todavía no será el día. La quinta etapa continua siendo llana con 180 kilómetros entre Priego de Córdoba y Ronda.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.