Covadonga no fue un sueño

Etapa décimo quinta entre Oviedo y Lagos de Covadonga con un puerto de segunda categoría, El Torno, y la subida a Lagos de categoría especial con 12 kilómetros y una pendiente media del 7’2%. Día marcado en el calendario para acompañar al equipo Caja Rural Seguros RGA y a Antonio Piedra, ganador en el año 2012 de la etapa que coronaba igualmente en Lagos de Covadonga.

No fue un sueño. Aquel 2 de septiembre de 2012, el corredor sevillano se metió en la escapada, atacó y consiguió hacerse con el triunfo. La fuga llegó con bastante tiempo a pie de puerto y Antonio supo que era su oportunidad. “Llegué con fuerzas, y al final lo importante es tener buenas sensaciones y buenas piernas”.

DSC_0010

Hoy la escapada del día ha tardado en formarse. Todos buscaban su oportunidad para conseguir una posible victoria como la que disfrutó Piedra hace dos años y finalmente cinco corredores, Niemiec, Degenkolb, Meyer, Vandewalle  y Aramendia del Caja Rural han emprendido su marcha en solitario. Una fuga que ha vuelto a triunfar.

Escuchamos los primeros truenos y las nubes amenazan lluvia. Los corredores piden por radio los chubasqueros a los directores. Cuando no hace demasiado frío como hoy, 20 grados, prefieren coger los chalecos impermeables. Las mochilas de cada corredor están en los coches de equipo y ahí llevan la ropa que puedan necesitar durante la carrera.

A partir de El Torno no ha habido un minuto de tranquilidad. La bajada del puerto ha sido peligrosa, estrecha, con muchas curvas y firme irregular (con la dificultad añadida del suelo mojado). Ha habido varias caídas y se han creado momentos de tensión por la sinuosidad del recorrido que hacía imposible tener una visión global de lo que estaba pasando, con corredores en pequeños grupos o en solitario intercalados entre los coches de equipos.

Degenkolb y más tarde Aramendia eran neutralizados por el pelotón. El corredor navarro seguía haciendo un buen trabajo esperando y ayudando a su compañero David Arroyo que está luchando por una buena posición en la general. Es la imagen del compañerismo, una de las más bonitas en el ciclismo. Los que sí conseguían culminar con la escapada eran Niemiec y Meyer, siendo el corredor polaco del Lampre ya en solitario el que entraba primero en línea de meta como nuevo conquistador de Lagos de Covadonga.

Por detrás, los favoritos en la general han librado su propia batalla. Valverde entraba segundo y Purito tercero consiguiendo bonificaciones sobre Alberto Contador que era cuarto a 5 segundos. Froome, al que habían conseguido descolgar en un principio, finalmente llegaba a tan solo 7 segundos del líder.

La etapa reina llega mañana con 4 puertos de primera categoría y uno de segunda, desde San Martín del Rey Aurelio hasta La Farrapona. 160 kilómetros de montaña para seguir disfrutando del espectáculo que nos está brindando esta nueva edición de la Vuelta. Hasta mañana.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.