Historia y evolución del equipo médico en La Vuelta

Como bien sabéis,  ya hemos escrito en otras ocasiones sobre el equipo médico de la Vuelta. En esta ocasión, para complementar los post anteriores donde hablamos sobre la organización del servicio médico y el botiquín en carrera del que disponen los coches, hemos querido ampliar un poco más nuestro conocimiento sobre el equipo.

Hasta llegar a la actualidad, y convertirse en unos de los componentes más importantes en la organización de la carrera, la historia del equipo médico es realmente interesante. La aparición de esta figura en la Vuelta comenzó en los años 60, con el médico Isidro Salinas, estrecho amigo de los organizadores del evento.  A pesar de no estar especializado en medicina deportiva, el doctor Salinas se comprometió a acompañar a los corredores y otorgar asistencia a todo aquel ciclista que lo necesitara. En aquellos momentos, los recursos de los que disponía este profesional de la medicina distaban mucho de la gran cantidad de medicamentos y  el equipo profesional del que disponen hoy en día sus actuales compañeros.

DSC00520

Una vez que la necesidad de un grupo de profesionales médicos se volvió prácticamente obligatoria, el doctor Salinas decidió solicitar ayuda a  su compañero de profesión, el doctor Fernando Astorqui. De este modo, empezó a crecer el equipo y a pasar de manos de unos profesionales a otros. Hasta llegar a la formación actual, que cuenta tanto con médicos veteranos, como el Dr. Martínez que lleva 15 vueltas y el Dr. Lara, con 10 ediciones ejerciendo, como con doctores que han colaborado en menos Vueltas, caso de los Drs. Rodriguez y Ortiz, que llevan  tan solo dos años.

Hoy en día el equipo es amplio, y cuenta con una gran cantidad de material y vehículos a su disposición. Los médicos cuentan con tres coches que han de ser obligatoriamente descapotables y de color blanco, además de tres ambulancias de apoyo. Dentro de cada coche viajan un conductor, un médico y un ATS.

La organización de los coches es sencilla. Uno de ellos va siempre en cabeza de carrera y los otros dos se turnan cada 50 km para atender hacia la mitad o a la cola del pelotón.  Las ambulancias, cuya disposición es similar a la de los coches, están preparadas para otorgar atención de primer nivel en caso de una emergencia grave y poder trasladar al ciclista hasta el centro sanitario más apropiado en función del tratamiento que deba recibir.

Instantánea 1 (27-08-2015 20-20)

Como ya hemos comentado, los médicos disponen en el coche de un botiquín, cuyo contenido podéis volver a recordar en el post que citamos en el primer párrafo. Pero además, el equipo cuenta con un camión farmacia donde almacenan todos los medicamentos y los ordenan por categorías. Antes de empezar cada etapa se hace una revisión del botiquín en cada coche para suplir todo aquello que sea necesario.

No solo el equipamiento y organización de los médicos en carrera ha evolucionado, también nos ha parecido especialmente interesante el protocolo de administración de los medicamentos que existe hoy en día. Nada tiene que ver con las atenciones básicas que podían ofrecerse años atrás. Hoy en día existe un protocolo de administración muy estricto que facilita las relaciones entre los médicos de equipo y los médicos en carretera. Es cierto que si hablamos de la toma de un medicamento básico, como Primperan o paracetamol, no es necesario realizar un parte para el equipo, aunque sí quedan reportadas dichas acciones en el registro de atenciones de cada carrera.

Sin embargo, cuando el medicamento administrado contiene determinados componentes que puedan alterar las pruebas que los profesionales han de pasar a diario, es obligatorio avisar a los equipos inmediatamente y a los comisarios.  Los medicamentos que puedan comprometer los resultados de forma directa, como los corticoides o la efredina, están prácticamente prohibidos, a no ser que se trate de una urgencia que no pueda resolverse de otra manera. En el caso de corredores que necesiten broncodilatadores, como el Ventolín, podrá administrárseles el medicamento, siempre y cuando el profesional disponga del permiso correspondiente.

En la carrera disputada entre Córdoba y la Sierra de Cazorla, hemos podido acompañar al equipo médico y comentar con ellos la evolución que ha protagonizado su figura a lo largo de los años. Resulta interesante observar como un evento que empezó siendo una carrera única entre Eibar y Madrid, propuesta por una empresa fabricante de bicicletas en los años 30, ha llegado a convertirse en una de las competiciones más importantes dentro del mundo del ciclismo. Pero de la historia de la vuelta, ya hablaremos otro día.

Esta entrada fue publicada en Vuelta ciclista a España y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Historia y evolución del equipo médico en La Vuelta

  1. Pablo dijo:

    Qué interesante blog! Una bonita forma de vivir más de cerca la vuelta!

  2. manolo dijo:

    Gran testimonio.